Mientras las necesidades de santafesinas y santafesinos se multiplican, el Gobierno de Santa Fe acumula recursos record

Declaración política de la Junta Provincial del Partido Socialista de Santa Fe
La pandemia de Covid-19 está causando secuelas, no solo sanitarias sino sociales y económicas profundas y muy graves en todo el país, ocasionado el cierre o el deterioro de numerosas actividades productivas, comerciales y de servicios. En las últimas semanas vimos cómo los índices de indigencia, pobreza y desempleo de la Argentina, se acrecentaron significativamente. Lamentablemente, en la provincia de Santa Fe las cifras superaron la media nacional y sus consecuencias son notorias.

El último informe del Indec, en base a la Encuesta Permanente de Hogares – para el primer semestre de este año-, confirma que más del 40% de las y los habitantes de los principales aglomerados urbanos de la provincia, gran Rosario (551.802 personas) y gran Santa Fe (226.866 personas), viven en situación de pobreza, mientras que en ambas áreas metropolitanas el desempleo alcanza cifras alarmantes: 17,9% y 20,3%, respectivamente.

Frente a este contexto, desde el Partido Socialista observamos que el gobierno de Santa Fe permanece prácticamente indiferente ante la situación acuciante y extrema que atraviesan la mayoría de las santafesinas y santafesinos. En esta dramática realidad, el rol del Estado es absolutamente irreemplazable para amortiguar el impacto y comenzar a revertirlo.

El Gobierno de Santa Fe tiene la capacidad y recursos para dar una mayor y mejor respuesta a la brindada hasta aquí. Resulta llamativo el crecimiento sostenido de los fondos de la provincia en cuentas bancarias desde el inicio de esta gestión. Según datos del Banco Central de la República Argentina, Santa Fe acumuló al mes de agosto 36.662 millones de pesos en cuentas bancarias, un monto cuatro veces mayor al que se registraba en el mismo mes de 2019.

¿De qué sirve tener dinero acumulado sin darle un destino inmediato cuando hay santafesinas y santafesinos que la están pasando mal? ¿Cómo se explica que, aún contando con fondos récord en cuentas bancarias, con leyes votadas por la legislatura que permiten al gobernador Omar Perotti obtener financiamiento y la llegada de recursos a través de Adelantos del Tesoro Nacional (ATN), la respuesta para atender la situación sea prácticamente inexistente?

Es sumamente grave, en medio de una crisis social y económica casi sin precedentes, que el gobierno de Santa Fe haya desarticulado políticas sociales potentes y reconocidas a nivel internacional, como el Plan Abre de intervención interministerial y multiagencial en los barrios más vulnerados, y el Programa Nueva Oportunidad, que ofrecía capacitación en oficios y ayudaba a desarrollar un proyecto de vida a las y los jóvenes de la provincia. Basta recorrer los barrios para observar la desolación y ausencia total del Estado provincial, abandonando no sólo obras de saneamiento, iluminación, pavimentación y mejoras habitacionales, sino también a las vecinas y vecinos en momentos en los que más acompañamiento estatal necesitan.

Pero no solamente la ausencia de políticas sociales en este marco de profunda crisis llama poderosamente la atención. Es preocupante que en momentos donde la mayoría de las actividades productivas, comerciales y de servicios presentan una notable retracción, que se refleja en el cierre de comercios y emprendimientos, y pérdidas significativas de puestos de trabajo, el gobierno provincial se dedique a hacer caja, sin atender – como amerita la grave situación – a los distintos sectores de la economía afectados por esta crisis. Las ayudas provinciales llegan en cuentagotas y tarde cuando hay necesidades que no pueden esperar.

En este sentido, alarma la parálisis casi absoluta de la obra pública en la provincia de Santa Fe. Esta actividad, dinamizadora por excelencia, es una herramienta que los gobiernos deben utilizar en momentos de crisis como los que atravesamos, para que la rueda virtuosa de la economía siga girando y las consecuencias de la retracción del sector privado impacten lo menos posible en la ciudadanía. Sin embargo, analizando los datos publicados por el gobierno de Santa Fe en cumplimiento de las leyes de responsabilidad fiscal, observamos que, en los primeros siete meses de este año, la caída de la ejecución de la obra pública del gobierno de Santa Fe fue del 73 por ciento. Mientras en 2019, entre los meses de enero y julio se ejecutaron obras por 12.742 millones de pesos, en el mismo período de este año apenas se destinaron 3.338 millones de pesos, cuyo impacto en la economía es menor aún si se aplica el factor inflacionario que alcanza el 40% interanual.

Por otra parte, también preocupa el desentendimiento del gobierno de Santa Fe de la situación crítica que atraviesa el transporte público en toda la provincia. Frente a una situación compleja, con una caída más que considerable de la cantidad de pasajeros producto de las restricciones sanitarias, el gobernador Perotti continúa transfiriendo el mismo monto de recursos en concepto de subsidios al transporte que en 2019, sin siquiera tener en cuenta el factor inflacionario.

En este punto, advertimos que, aún contando con leyes aprobadas desde la Legislatura provincial, en el marco de la Necesidad Pública, para destinar una cantidad de recursos importante al transporte público no se utilicen en este momento. Cabe recordar que fue votada la ley de Emergencia por Covid-19, cuyos fondos podrían aplicarse al sistema.

En una crisis sin precedentes, y cuando las y los ciudadanos más lo necesitan, el Estado provincial no puede permanecer indiferente, mirando para el costado y obsesionado con hacer crecer la caja, porque cuando las necesidades de las santafesinas y santafesinos se multiplican, es cuando mayor respuesta debe dar un gobierno.

Como integrantes del Frente Progresista, Cívico y Social, y con la experiencia de haber gobernado 12 años la provincia, creemos que es momento de que el Gobierno de Santa Fe se sensibilice y, con audacia y creatividad, se haga cargo de los problemas que aquejan a las y los habitantes de nuestro extenso y rico territorio, que ya no pueden esperar más.

El Partido Socialista propone medidas urgentes en materia sanitaria y educativa

Frente a una pandemia que desde hace más de siete meses afecta a los argentinos, el Partido Socialista de Santa Fe realizó un análisis de la situación sanitaria y educativa que se manifiesta en la provincia.

El Partido Socialista de Santa Fe considera vital el desarrollo de políticas que garanticen una salud
pública eficiente, accesible y de calidad, y que las mismas vayan acompañadas por otras en materia
educativa, no menos urgentes, que detengan el abandono escolar, otra de las dramáticas consecuencias provocadas por la pandemia del Covid 19. En este contexto, nuevamente el socialismo destaca el
esfuerzo que a diario realizan trabajadoras y trabajadores de los ámbitos sanitario y educativo.
La reunión de la Junta Ejecutiva Provincial del PS estuvo encabezada por Enrique Estévez Boero y Rubén
Galassi, secretario general y secretario adjunto, respectivamente. Además de contar con la presencia
de otros referentes que la integran, la Junta sumó a su reunión las participaciones de Claudia Balagué
y Andrea Uboldi, ex ministras de Educación y de Salud durante la última gestión del Frente Progresista
en el Gobierno de Santa Fe, quienes aportaron su punto de vista, fundado en una construcción política
de doce años en ambas áreas, de la que fueron parte.

Una vez más, el PS pone disposición del Ejecutivo provincial su esfuerzo y conocimientos, así como el
trabajo de todos sus equipos técnicos y profesionales, para hacer frente a una crisis sanitaria y educativa sin precedentes, y considera que para sanear las deficiencias a nivel provincial y nacional es clave
el rol del Estado y la coordinación entre todos los niveles de gobierno.

En cuestión sanitaria, el socialismo considera que es esencial contar con un plan claro y transparente.
En ese sentido, sugerimos reforzar los tres niveles de atención de la salud y la red de emergencias y
traslados; también descentralizar recursos para brindar respuestas locales y apuntalar con campañas
intensivas los mensajes de autocuidado. Es imprescindible fortalecer la atención primaria, para que
sólo se deriven a los hospitales casos inevitables, evitando así el colapso de estos efectores.

La sociedad merece un conocimiento certero del avance de la pandemia: en este momento los datos
no reflejan con claridad la realidad de la provincia de Santa Fe, ya que existe mucha demora entre la
toma de muestras, los resultados y la devolución a los pacientes. Una forma de mejorar esta situación
sería descentralizar el diagnóstico a través de la distribución de tests rápidos en efectores locales, la
puesta al día en la carga de datos y el fortalecimiento de la capacitación de los equipos en municipios
y comunas.

Estas medidas deben estar acompañadas de recursos económicos para que los gobiernos locales
puedan sostenerlas.
En materia educativa, la suspensión de la presencialidad se dictó en el primer paquete de medidas del
gobierno nacional y aún hoy ello no se ha modificado. La educación no presencial llegó como “acompañamiento pedagógico” en los hogares y apelando a la buena predisposición y recursos de cada docente, pero no a todos y a todas.

Los datos oficiales estimaban en junio pasado que más del diez por ciento de los estudiantes no volverían a la escuela cuando se retomara la presencialidad: hoy los docentes plantean que ese índice se
está triplicando debido al agotamiento de este “modo de estudiar”.

El Partido Socialista de Santa Fe, en consecuencia, advierte a las autoridades provinciales que ya no es
posible seguir “viendo y analizando”: con un crecimiento exponencial de la curva del abandono escolar,
hace meses que ya debió haber comenzado una intervención concreta del Estado, sin “esperar a que
pase la crisis sanitaria”, como se ha escuchado decir a algunos funcionarios. La exclusión no espera:
arremete y deja consecuencias difíciles de revertir.

Hay alternativas, y más en Santa Fe, donde durante años se llevó adelante una política de inclusión
socioeducativa reconocida internacionalmente:

– Retomar el plan Vuelvo a Estudiar, o con el nombre que se lo quiera llamar, porque no hay tiempo
para mezquindades políticas.

Implementar el programa que ha permitido recuperar trayectorias educativas de miles de estudiantes que habían abandonado la escuela, y que es clave para conocer con precisión quiénes son
y dónde están los que este año, en particular, hayan dejado de asistir.

– Asumir gastos de conectividad que docentes y estudiantes afrontan por sus propios medios, y
muchas veces no pueden hacerlo porque otras prioridades, como las alimentarias, se imponen.

– Facilitar el acceso a dispositivos tecnológicos al menos en la secundaria y en el nivel superior.
– Tener diseñado un sistema de educación mixta, como el que el socialismo propuso la Cámara de
Diputadas y Diputados a través de la Ley de Educación virtual, que permita iniciar el ciclo lectivo
2021 con un Estado presente, a través de la escuela, que será diferente, que tendrá otros tiempos
y espacios, pero que seguirá siendo clave para la vida de los santafesinos.

La pandemia vino a agudizar las desigualdades en la sociedad. Por eso es importante que el gobierno
de Santa Fe no siga postergando el tratamiento de la cuestión educativa, ya que de ese modo más
irreversibles serán las consecuencias. Es urgente detener la curva del abandono escolar, porque por
esa pendiente cae el futuro de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Hoy más que nunca nuestro país nos necesita unidos, lejos de especulaciones políticas coyunturales.

 El contexto económico, sanitario y social nos obliga a que, de una vez por todas, trabajemos sobre las
coincidencias. Tenemos que ser capaces de arribar a un piso básico de consensos porque está claro
que no podemos pensar en un futuro de crecimiento si el 56 por ciento de nuestras niñas y niños menores de 15 años son pobres.

Insistimos en la creación de un Consejo Económico, Social y Político para combatir de manera integral
este flagelo que arrastramos hace décadas. Se torna indispensable generar ámbitos de diálogo que
nos permitan un plan estratégico que genere desarrollo en base a la producción y el empleo.
Como socialistas, reivindicamos el rol del Estado como herramienta imprescindible para transformar la
realidad. En estos momentos de crisis es donde más se requiere de un Estado protagonista, solidario y
eficiente. Como decía nuestro compañero Hermes Binner, las políticas de Estado son aquellas que
están orientadas al mediano y largo plazo.

Junta Provincial Partido Socialista Federación Santa Fe
Enrique Estévez, Rubén Galassi, Verónica Irizar, José María Catena, Esteban Lenci, Cecilia
Ayala, Joaquín Blanco, Verónica Minnicino, Pablo Farías, Magalí Núñez, Emiliano Pavicich,
Jorge Ale, Laura Mondino, Alejandra Chena, Natalia Enrico, Clara Garcia, Mariano Cuvertino,
Mario Guala, Maria Alejandra Salvucci, Juan Jose Di Pollina, Horacio Ghirardi, Marcelo Beltran,
Erica Hynes, Lionella Cattalini, Miguel Solis, Fabian Vernetti, Marcelo Dellaporta, Laura Capilla,
Monica Villegas, Maria Laura Corgniali.

 

 

El PS repudia las campañas mediáticas de funcionarios y operadores del gobierno provincial y exige respuestas en materia de seguridad

El Partido Socialista de la provincia de Santa Fe expresa su más enérgico repudio una vez más ante las declaraciones y campañas de difamación que ministros y operadores del gobierno provincial han montado en medios locales y nacionales, con la pretensión de desacreditar al socialismo, al Frente
Progresista y a sus dirigentes.

Frente a la ausencia total de políticas de seguridad en Santa Fe, donde todos los indicadores demuestran la evidente falta de respuestas de una gestión que sólo ha logrado empeorar la situación preexistente y que, en lugar de ponerse a trabajar para resolver el principal problema de los santafesinos, sigue empeñada en buscar a quién echarle la culpa de su inoperancia, creemos que es el momento para convocar a un gran acuerdo político, de todos los partidos para enfrentar la violencia y la inseguridad.

Desde el Partido Socialista ratificamos nuestro compromiso histórico con el combate del delito,
sus organizaciones y su red de complicidades, y de profundizar, en el marco de la ley, todas las investigaciones que posibiliten mejorar la credibilidad de la justicia y de las instituciones de gobierno.

Por ese motivo impulsamos en la Cámara de Diputados una Comisión de Información y Seguimiento de los casos de presunta corrupción en el MPA, y continuaremos dándole pleno funcionamiento a las comisiones que investigan la muerte de Carlos Orellano, del pasado mes de febrero, y las que se provocaron en los motines de Coronda y Las Flores, del mes de marzo, al igual que seguiremos participando de los espacios institucionales y públicos como la Comisión del Concejo de Rosario, que impulsa la investigación por el asesinato del Pastor Eduardo Trasante, entre otras ocurridas en los últimos tiempos, y sobre las que el gobierno no ha dicho todavía una palabra, ni ha mostrado algún avance en las investigaciones.

Estamos convencidos de que el delito y sus consecuencias se combaten con un trabajo serio, sin
agresiones ni difamaciones sistemáticas. Más hechos y menos declaraciones altisonantes, más resultados y menos circo, son las actitudes que no aparecen y que reclama la ciudadanía.

 

Enrique Estévez
Secretario General

Rubén Galassi
Secretario General Adjunto

El Partido Socialista reclama a Perotti que ponga en marcha un plan de gobierno

El Partido Socialista, a días de que se cumplan ocho meses de la asunción de Omar Perotti como gobernador de Santa Fe, expresa su preocupación ante la ausencia de un plan que permita saber cuál es el rumbo de la gestión provincial.

Más aún luego de que se desactivaran planes, programas, obras y políticas implementados por el Frente Progresista Cívico y Social con resultados comprobados en distintas áreas y reconocidos por los beneficiarios, sin que hayan sido reemplazados por otras acciones.

Esta falta de iniciativa se hace más evidente al no haber una planificación con propuestas concretas para la salida de la pandemia de coronavirus, que apunte a una recuperación social, económica y productiva. Desde el Partido Socialista comprometimos nuestro apoyo ante una coyuntura inédita, con la aprobación en el mes de abril de las leyes de Necesidad Pública y de Emergencia por el Covid-19, que habilitan un endeudamiento por más de 50.000 millones de pesos. También respondimos a las convocatorias oficiales para tratar la situación social y económica, así como ante el recrudecimiento de la inseguridad, aspectos que se han agravado por el impacto de la cuarentena.

Pese al acompañamiento legislativo y a las instancias de diálogo político abiertas, las decisiones para hacer frente a las consecuencias ya generadas por la pandemia no llegan, no se están usando las herramientas para conseguir financiamiento, como tampoco se define una agenda de recuperación para la salida de la cuarentena, ni hay reacción para atender nuevas situaciones de crisis, desconociendo las propuestas formuladas como la convocatoria a un Consejo Económico y Social.

Resultado de esta ausencia de planificación es el agravamiento de quema de pastizales en la zona del delta del Paraná, no solo frente a la ciudad de Rosario sino en una gran cantidad de puntos a lo largo de la extensa ribera santafesina. Apenas respuestas tardías e insuficientes, sin coordinación ni resultados. Es inexplicable que el gobernador no haya planteado aún la necesidad de tratar el tema en forma conjunta con su par de Entre Ríos y con el Poder Ejecutivo Nacional cuando es una situación que requiere a todas luces una respuesta y una solución que debe encararse en conjunto.

Las dificultades por las que atraviesa el transporte público de pasajeros es otro ejemplo de inacción. Mientras sabemos desde hace años que el grueso de los subsidios del gobierno nacional se concentra en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) -donde el transporte funcionó con normalidad durante todo este tiempo-, Rosario estuvo 55 días de los últimos 84 sin servicio, en el mismo lapso Santa Fe estuvo parada alrededor de 30 días, y a futuro no se vislumbra una solución de fondo. Es asombrosa e inaceptable, entonces, la pasividad de la provincia ante la arbitrariedad con la que la Nación asigna los recursos, destinando hoy un 85% del total al AMBA y solo un 15% al resto del país.

Tal vez sea porque es la misma política con la que el gobierno provincial administra la transferencia de recursos a los municipios y comunas: a cuentagotas y sin previsión alguna, de modo que los gobiernos locales no pueden realizar proyecciones y terminan siendo rehenes del Ejecutivo provincial. Dos femicidios, uno en el norte y otro en el sur de la provincia, conmovieron a toda la sociedad santafesina por sus características, alcanzando repercusión nacional. De nuevo, ambas situaciones mostraron un gobierno sin un plan para abordar a fondo esta emergencia, ni la contención necesaria para las familias de las víctimas.

También la inseguridad se agravó con la pandemia, con un recrudecimiento de la violencia en los principales centros urbanos de la provincia, sin que se hayan explicitado hasta el momento estrategias ni políticas de Estado para abordar una situación en extremo compleja. Situación en relación a la cual el gobernador Perotti hizo su promesa de campaña más importante. Mientras tanto la sociedad sigue esperando que las consignas se transformen en repuestas.

Otro hecho que da cuenta del retroceso en materia de políticas públicas, además de desconocer ni más ni menos que el Estado de Derecho, fue el aval de la Secretaría de Niñez de la provincia a los arzobispados de Santa Fe y Rosario para recibir denuncias por abuso sexual y de maltrato infantil que involucren a funcionarios eclesiásticos en los principales centros urbanos de la provincia. Eso en “el marco del derecho  canónico y por orden del Vaticano”, según la funcionaria del gobierno a cargo del área. En consecuencia, ante un cuadro donde prevalecen las indefiniciones y la ausencia de propuestas, desde el Partido Socialista le solicitamos al gobierno provincial:

  • Que convoque al Consejo Económico y Social para planificar la etapa pospandemia en conjunto con los representantes de la sociedad, ya que la situación crítica en materia social, laboral, económica y productiva que veníamos arrastrando en el país se vio agravada por el impacto de la cuarentena, afectando a un gran número de pymes, comercios y profesionales; y profundizando la pobreza, la marginalidad y el trabajo precario.
  • Que impulse la aprobación de la Ley de Humedales presentada por el diputado Enrique Estévez en el Congreso de la Nación, una herramienta que tendrá impacto positivo no sólo en Santa Fe sino en todo el
    país.
  • Que adopte una posición firme ante el gobierno nacional y reclame los subsidios necesarios para garantizar el transporte de pasajeros en las ciudades del interior del país, particularmente en Santa Fe y Rosario, de la misma manera que se garantizan en el Área Metropolitana de Buenos Aires.
  • Que planifique junto con los municipios y comunas el flujo de recursos de manera organizada, tanto de los fondos que corresponden por ley como aquellos que surjan por vía del endeudamiento autorizado de manera extraordinaria por la Legislatura.
  • Que convoque como lo hizo el ex gobernador Miguel Lifschitz a una Junta Provincial de Seguridad o instancia similar, que reúna a los tres poderes del Estado para planificar, coordinar y ejecutar políticas públicas que mejoren la seguridad, y que remita a la Legislatura para su tratamiento los proyectos de ley que fueron anunciados públicamente.
  • Que retome la implementación de políticas sociales de alto impacto fundamentalmente en los jóvenes de alta vulnerabilidad, como el Plan Abre y el Programa Nueva Oportunidad, para abordar un cuadro social que se ha agravado en el Gran Rosario y el Gran Santa Fe en especial.
  • Que retome un plan de obras públicas que abarcaba a toda la provincia, que tenía plazos certeros y sustentables, y que dinamizará la actividad económica y generará una importante cantidad de mano de
    obra directa e indirecta.
  • El Partido Socialista reafirma que es urgente que el gobierno provincial asuma las atribuciones que tiene por mandato popular y tome las decisiones necesarias para revertir este crítico cuadro de situación y que redunden en acciones en beneficio de todos los santafesinos y santafesinas.

Junta Provincial Partido Socialista Federación Santa Fe